Cultura

La pasión de mover la cultura en Jalisco de Martín Almádez

  • La Fundación Cultura en Movimiento trabaja constante en la gestión de recursos de proyectos culturales.
  • El tema editorial para Jalisco desde el Gobierno traerá sorpresas digitales

Juana María Ramírez.-

Jalisco es un estado que marca pauta cultural a nivel nacional, no sólo tiene el ADN de la mexicanidad, pues cuenta con el 80 por ciento de lo que identifica el ser mexicano, como el tequila, el mariachi, la charrería, entre otros factores que son patrimonio reconocido en el mundo, sino además es cuna de grandes artistas e intelectuales y en todo eso hay una gran responsabilidad, señala Martín Almádez, Delegado Estatal de la Fundación Estatal Cultura en Movimiento, que desde hace poco más de un año trabaja codo a codo con estos últimos para fortalecer una de las riquezas más grandes que tiene el Estado: su cultura y sus creadores.

Cultura en Movimiento, organismo interno del Partido Movimiento Ciudadano, nace con la finalidad de impulsar proyectos sociales culturales e incluso económicos, pero con la particularidad de que estos provengan de la propia ciudadanía; “en cada uno de los municipios hay actores culturales, gestores, artistas, pero también hay asociaciones de jóvenes y mujeres que emprenden proyectos, cuya necesidad radica básicamente en la procuración de fondos o gestión de espacios, vínculos empresariales o acercamientos gubernamentales, y esa es nuestra tarea, gestionar sobre esas necesidades”.

Gestión para los creadores

La Fundación que tiene su sistema de trabajo delineado como una ingeniería para la gestión de recursos, lo cual se hace ante la Cámara de Diputados, el Congreso local e incluso con la iniciativa privada, con la cual están a punto de concretarse algunos convenios que permitirán la concreción de proyectos a largo plazo. “Te comento dos, uno de ellos es con el empresario Enrique Michel y otro con Casa Cuervo se tienen grandes planes que serán una gran contribución para el ámbito cultural de Jalisco”.

Señaló que tanto con estos como con otras empresas y empresarios se tienen acuerdos y convenios que representan una gran inyección importante financiera, pero no es para las arcas de la Fundación sino con nombre y apellido, es decir, se va directo a los proyectos culturales representados por ciudadanos y organizaciones civiles.

Algunos son proyectos de largo aliento, “como es el caso de una agrupación de El Salto Jalisco, ellos tienen una estadística muy interesante que revela que la mayor parte de los músicos que están involucrados en agrupaciones, en academia e incluso artistas callejeros, tienen una formación académica musical y son originarios del El Salto en un porcentaje mayor del 60 por ciento.

El actual gobierno municipal y asociaciones civiles buscan la posibilidad de establecer una escuela de música formal con todo el andamiaje académico, para que todo ese bagaje musical que se tiene comprobado, se concrete en una escuela de música”, comenta entusiasmado.

Proyectos de todo tipo

Actualmente, dijo, se trabajan en 12 proyectos de gran envergadura, pero también los hay de otros tipo que pudieran ser de resolución inmediata como es la gestión de cartelera a municipios, o cubrir algunas necesidades que se tienen para los propios eventos, para lo cual se gestiona ante la Secretaría de Cultura o la instancia que cuente con el recurso, que no necesariamente es económico, que necesiten.

Algunas de las gestiones que más se solicitan por ejemplo es el de espacios de exposición, muchos artistas o colectivos intentan poner sus propios foros, pero el recurso es difícil de conseguir, una tarea que han desarrollado es gestionar ante propietarios de fincas abaldonadas el uso de las mismas para espacios culturales “se llega a un buen acuerdo, ganan los artistas al tener un lugar para sus expresiones, el propietario ya no tiene una finca abandonada y la ciudad tampoco tiene que sortear el problema, ganan todos”, señala.

Afortunadamente, dice, la zona metropolitana cuenta con una gran diversidad de casas incluso de gran belleza como las que se pueden encontrar en la colonia Francesa o la Americana. Y precisamente en esta riqueza arquitectónica que posee Guadalajara se encuentra otro potencial que es el tema de la restauración, del patrimonio cultural de la ciudad con el rescate del patrimonio cultural edificado.

Al tema se han sumado arquitectos restauradores y la iniciativa privada, donde hay gran interés por las mismas, y esto no solo en Guadalajara sino en ciudades medias como Lagos de Moreno, entre otras, en donde se busca involucrar a la iniciativa privada a manera de padrinos y a través de convenios.

Otro de los más solicitados es el tema de recursos para iniciar proyectos, crear libros, editar, pintar “y nosotros más que buscar becas o subsidios apostando a la Iniciativa Privada para que, por ejemplo, apoye proyectos ya establecidos, por ejemplo pintores dispuestos a crear un cuadro mensual a cambio de un pago mensual que al empresario le pueda representar un acervo para sus intereses”.

La Fundación Cultura en Movimiento, señala Martín Almádez, trabaja en todo el Estado, aunque concentra el trabajo en 11 ciudades medias de la entidad desde donde se atiende a los interesados en proyectos culturales en cada uno de los municipios, algo que ha funcionado positivamente en más de un sentido, además de que se atienden a todos los municipios que lo soliciten, sin importar la filiación partidista, pues se trata de un proyecto cultural, no político, el único límite, señala es el recurso, pero si no hay, se gestiona.

Política Cultural

Al hablar de la política cultural del actual gobierno, señala que éste ha estado a la altura de la expectativa. “Hay muchos ejemplo, además, hay que destacar que este trabajo se ha conseguido de manera digital substancialmente; son dos años de gobierno y uno de ellos ha sido fuera de la dinámica tradicional de la promoción de la cultura, pero la labor que se hace en cultura no solo es promoverla, también es preservar el patrimonio cultural, la creación de políticas públicas, que permitan el acceso universal a los derechos culturales y yo creo que sobre todo la atención a artistas y grupos, y el que la propuesta política del actual gobierno llegara apoyada por esta comunidad la responsabilidad ha sido doble y se ha salido adelante”, señala.

Precisamente una de las apuestas del actual gobierno es el cambio a lo digital, algo que no se ha percibido con mucha claridad, su llegada en gran parte fue por este medio, y en el campo de las políticas le apuesta más a lo digital, por ejemplo en el tema editorial, señala que la expectativa es el porqué no hay muchas publicaciones como en el pasado y es precisamente porque se está en etapa de transición.

“Lo que sucede es que los que somos tradicionales al libro, entre los que me cuento, queremos ver las impresiones tradicionales, pero hay que tener apertura, hay cosas que antes eran impensables, como por ejemplo El Diario oficial que ya es netamente digital.

Dijo que en este sentido digital se esperan importantes convenios con grandes editoriales como las que se hacían antes con el Fondo de Cultura Económica por ejemplo, “ahora estamos a poco tiempo de ver cosas concretas donde ambas hagan presentaciones digitales, una catapulta para los autores locales”.

“El éxito de la FIL no es el número de asistentes, aunque es la feria que más gente consigue congregar en la Expo, tampoco es la venta de libros o los patrocinadores, el verdadero éxito es lo que se hace los tres primeros días, que es sentar a los dueños de derechos de autor en comprar y vender y llegar a acuerdos, eso es lo que tenemos que emular, sentar en una mesa a los dueños de los derechos de autor, hacer  intercambios, llevarlo a nivel de difusión en línea, el autor ya no necesita que el gobierno le publiquen su libro y que él mismo se lo compre y lo distribuya en las bibliotecas del Estado, eso ya es del pasado, lo que hay que hacer sentar en la mesa a quien tiene los derechos y al que tiene el interés de comprar, intercambiar y difundir”.

Jalisco tiene una gran riqueza cultural, concluyó Martín Almádez, “ y Guadalajara tiene una característica importante, puede vender dos cosas al mismo tiempo; tradicionalismo con esa característica de calidez, sus tradiciones y arquitectura, todo lo que representa nuestra mexicanidad, al mismo tiempo que innovación, que lo muestra a través de una ciudad moderna como es Guadalajara y toda su zona metropolitana abrazando las otras culturas que tenemos enraizadas aquí ,como la alemana, francesa y judía entre otras, también es importante resaltar lo hibrido, sin perder de vista que tenemos grandes artistas y representantes de la cultura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .