ezpiral

Fue asesinado a balazos el hijo del ex procurador de Justicia de Jalisco, Leobardo Larios Guzmán

  • Alberto Larios, se desempeñaba como director jurídico de catastro del ayuntamiento de Zapopan.

Juan Carlos Huerta Vázquez

El ataque se verificó en el cruce de las calles Volcán Malinche y Volcán Maipo, en la colonia Huentitán en el municipio de Guadalajara, cuando conducía un vehículo Chevrolet Chevy de color verde, el cual presenta 10 impactos de bala en la carrocería; el automotor quedó con las llantas traseras sobre la banqueta y con un árbol doblado tras el atentado.

Según testigos, los causantes escaparon en un carro de la marca Honda, tipo Accord de color blanco.

Fue amenazado de muerte

Larios denunció ante la fiscalía de Jalisco a quien resulte responsable de amenazas de muerte.

Las amenazas se registraron el 3 de noviembre pasado, y el mensaje, refería: “ahí donde trabajas hay un trámite de terrenos del señor Alejandro Lomeli Ruiz, que están atorados, más te vale que se resuelvan pronto y a favor, o te va a cargar la chingada a ti y a tu familia”.

El funcionario denunció las llamadas recurrentes, con la misma tónica, y del mismo número.

Su padre fue asesinado por el Cártel Arellano Félix

El padre del funcionario municipal Leobardo Larios Guzmán fue titular de la Procuraduría de Justicia de Jalisco entre 1989 y 1995, fue asesinado al salir de su domicilio de la calle Fray Juan de San Miguel, en la colonia Alcalde Barranquitas, el 10 de mayo.

Leobardo Larios Guzmán fue el último procurador de la etapa priísta en Jalisco, y con la llegada del Partido Acción Nacional (PAN), le retiraron la guardia personal. Investigaciones establecieron que su homicidio fue orquestado por el Cártel de los Arellano Félix, y comandado por el jefe de sicarios, Jesús Humberto Rodríguez Bañuelos, ‘La Rana’, a quien se le imputan también, los siete asesinatos del aeropuerto de Guadalajara en 1993, cuando fue ejecutado el entonces Arzobispo se Guadalajara, Cardenal Juan Sandoval Íñiguez.

Se le responsabilizó de más de 20 ejecuciones, entre las que destaca el ajusticiamiento de un cirujano plástico presuntamente por una mala práctica médica en los años noventa. También se le relaciona, de manera indirecta, con los homicidios de los periodistas Aarón Flores, jefe de redacción del diario El Debate, y Guadalupe Ochoa, del diario El Gráfico, y en el asesinato del reportero Manuel Burgueño Orduña.

Los últimos años de vida de ‘La Rana’ los pasó con una fisionomía diferente, gracias al cirujano asesinado por órdenes suyas, estuvo recluido en el Cefereso 2 de Jalisco, y luego se le movió al Cefereso 13 CPS Oaxaca, y después de regreso a Puente Grande, donde sufrió infartos hasta que murió en 30 de enero de 2018.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.