Columnas

Por amor a México: votemos

Juan Carlos Hernández A.-

Mucho se ha escrito y hablado del amor, para todo y para bien, como un acuerdo también, de coadyuvar en el quehacer entre las personas, en la familia y las instituciones todas y en la sociedad; reza un refrán y es tema de una canción: el amor es una cosa esplendorosa. Si ello es así y sin querer mostrarme romántico, le recomiendo amable lector piense, valore, analice qué México desea y acuda a votar este próximo 6 de junio.

Hágalo en un acto no de caridad, no de lastima, tampoco de menosprecio, venganza o castigo a nada ni a nadie; sino de valor cívico, de patriotismo si me permite llamarlo así, pero hágalo por participar en la construcción de ciudadanía, de colaborar con la estabilidad política del país, con la legitimidad, con la normalidad política que debe imperar en una país libre y democrático como lo es el nuestro.

La actitud como un comportamiento humano se mide también en las emociones, craso error será votar por emociones. No. Usted como yo podemos votar con la inteligencia. Acercarnos de información, comparar y decidir por quien quiera y guste, pero ejerza su derecho al voto, cumpla también con su obligación, hágase buen y mejor mexicano interesándose por la decisión de a quiénes quiere que lo represente en la Cámara de Diputados, en el Congreso del estado, en los ayuntamientos.

La importancia estriba en que se decide qué y quienes harán las políticas públicas que afectarán, para bien o para mal, juzgue usted, el desarrollo económico, social y político de nuestro país. Es sabido que las campañas, algunas si y otras también, se basan en la propaganda, y lo que enseñan es solo un ideal, una oferta de cómo gobernar; sin embargo, no todo lo que se promete se cumple y ello no es nuevo, ya hace décadas que es así, el punto es que sigue igual, la mecánica de “prometer no empobrece”

Promover expresiones colectivas libres y con vocación de resolver a través de una elección de candidatas y candidatos postulados y ahora ya conocidos en la palestra pública y que un día trabajan y otro también por colocarse en la mente del elector para conquistarle y obtener su “amor” plasmado en un voto, es entonces la avalancha de propuestas tan parecidas para convocar a la opinión pública que tiene quizá un descontento, o a lo mejor una esperanza en encontrar de entre la variedad de colores, siglas y nombres a la candidata o candidato de su preferencia.

Como sea y como quiera, amabilísimo lector, usted haga el bien, si, pero, mirando a quién, y recordar que el amor por México, lo puede todo, no es fecha cualquiera, es el día de la democracia, demostremos que es con una reflexión sensata como podremos mostrarnos educados, cívicos, pacíficos, y ocupados en los asuntos de la cosa pública, es menester edificar sobre los cimientos del amor por un legado hacia nuestra gente, hacia nosotros mismos.

Votar con sentido, con ganas de proveernos de una mejor condición de vida, de sociedad, de cultura política, ésta que a veces parece que escasea, legitimar nuestras acciones es lo correcto y loable para contribuir en los temas políticos-electorales. Hay que crear conciencia, si usted lo desea, hágale con amor, ese amor que necesita México de usted, de sus hijos, de su familia, solo así veremos y esperemos que será lo que venga, y por el bien de todos, deseo que sea lo mejor. No seamos cómplices del abstencionismo, más bien seamos testigos activos de dar una muestra de amor por México votando. ¡Hágale pues!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .