No fue por las buenas, ahora va por las malas

  • Aprueban incremento de multas para bares ruidosos, se burlaban de las sanciones económicas

 

Por Mario Díaz (El Master).-

 

Para los dueños de establecimientos comerciales (bares y otros giros negros) les salía más barato pagar las mínimas multas que aplicaban los ayuntamientos de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque por exceso de ruido que respetar la ley.

64739217_474139193342227_6994788591578644480_n
Por las buenas o las malas pero tendrán que cumplir.

Ante esta burla hacia las autoridades, desde el Congreso del Estado la Comisión de Hacienda y Presupuestos, se aprobó el incremento de estas sanciones para que se la piensen mejor y que duela en el bolsillo de los propietarios de estos giros.

Con base en las iniciativas de reforma a las leyes de ingresos de este año, enviadas por dichos municipios, para aplicar sanciones más elevadas porque en algunos lugares no cesan los ruidos excesivos generados principalmente por negocios el diputado presidente de este órgano deliberativo, Ricardo Rodríguez Jiménez, puso a votación el incremento mismo que se aprobó por todos los integrantes presentes.

 

Multas de burla

65274087_436502066900527_3032289392497524736_n
Comisión de Hacienda del Congreso del Estado.

Las sanciones por el ruido excesivo en zonas habitacionales y comerciales, que afectan a los ciudadanos y les impiden descansar o realizar sus actividades con tranquilidad, en los municipios de Guadalajara, Zapopan y Tlaquepaque son en la actualidad de 2 mil 534 a 4 mil 600 pesos, cantidad que se presume irrisoria ante las ganancias diarias de estos establecimientos. Una vez que las modificaciones se aprueben en el pleno del Congreso del Estado aumentarán a 42 mil 245 pesos; en el caso del municipio de Tonalá  que no cobraba nada tendrán multas que van de los 2 mil 534 a 33 mil 796, sanciones aplicables conforme a los decibeles que registre el volumen del ruido.

Como se recordará, en la Legislatura anterior se reformaron algunos ordenamientos para establecer lo que luego se denominó la “Ley Antiruido”, que permitió a los municipios hacer modificaciones a sus reglamentos para que a través de las leyes de ingresos cobraran las multas mencionadas, y así disminuir la contaminación auditiva que sigue en aumento.

Por otra parte, en la misma Comisión, se hicieron ajustes a las leyes de ingresos de los municipios de Gómez Farías y La Barca, para actualizarlas, con incrementos del 10 por ciento para el primero y 4 por ciento al segundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .