Creativa

Ezpiral dominical

Cactus del desierto

Miguel Casillas Dávila

cactus

Cactus del desierto, tu visión abarca eternidades de arena y cielo, eres testigo de los movimientos de ese cuerpo caliente e inmenso. ¡Vivo! Hoy trajiste al mundo una flor sombrero amarillo, penacho bellísimo que apenas en sueños tuvo algún emperador azteca.

Brotó en tu cabeza y a todos nos hizo felices: al Tito, a la Tita, a tus hermanos cactus, a la vid y al rosal, a la planta de café y a la reina por una noche; hizo feliz al níspero.

—¡No sabes las risotadas que pegó!—, a las nubes, ellas se hincharon como pavorreales blancos y para brindar soltaron una llovizna ligera.

A mí también me hizo feliz tu flor-sombrero-penacho-amarillo. Eres generoso cactus del desierto, creces en una maceta en mi cochera ¡Tienes solo la mitad del cielo!, pasan autos y aunque es una calle tan tranquila como tu hogar, seguramente la encuentras tan extraña como yo encontraría el planeta Marte si me plantaran allí.

Por eso celebro aún con más gozo tu prodigalidad, ese derroche-pincelada luz que hoy liberaste en mi mundo ¡Gracias, gracias, Cactus del desierto que habitas en mi cochera!

Del Taller Al Gravitar Rotando

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.