Cultura

Ezpiral dominical

Bodas de plata

Diana Rubio Garay.-

Yo también sé de plantas, esa se llama Amaranto, aquella Cuna de Moisés y este es Jacinto, a veces les cambio el nombre, las rebautizo porque siento que hay plantas que deben tener un nombre más sonoro. Aquí hace falta una planta con nombre de mujer, le faltó una Begonia señorita, hubiera comprado una Petunia o una Clavelina, pero ahí lleva su Amor de un rato, después no llore. Si las gentes también se cambian de nombre ¿por qué no poner otro nombre a una plantita? Y sé de plantas porque también soy jardinero, tengo mis clientes, hago mis citas y me levanto muy temprano para ir por la tierra, por las flores por eso que me hace falta para hacer los jardines. Ahora no me fui de jardinero, ahora me tocó agarrar el taxi, es lo bueno de tener dos oficios, si uno falla tengo el otro. Así qué vámonos, súbase con confianza al taxi y yo le acomodo todas su plantas ¿a dónde dice que va? usted dígame calle y número y en un ratito la dejo en su trabajo, yo sí conozco bien las calles, no como esos chamaquitos que dizque andan de taxistas y muy UBERS y no conocen ni su colonia, ellos no avanzan ni cinco cuadras si no ponen su aparatito. No se preocupe, ahorita mismo la llevo a su trabajo y hasta va a llegar más temprano para que se tome su café. ¿Ya desayunó? Entonces ¿a dónde la llevo?

la tres

Esta colonia es bonita, muchos árboles y jardines aunque mire, esas plantitas no son para un camellón, al rato van a crecer mucho y nos tapan la visibilidad, en tiempo de agua se quiebran, un jardín debe de cuidarse siempre para que no pierda la forma. Un jardín es como el matrimonio, si no se cuida se pierde. Usted es soltera ¿verdad? Se le ve, siga así, para qué se mete en problemas tan joven. Después dan ganas de volver a la soltería. Muy temprano le hablé a mi hijo y ni siquiera me contestó, anoche llegó tarde, se peleó con la novia y ya ve los pleitos…lo tumban a uno. Él trabaja conmigo y nos vamos tres veces por semana a hacer los jardines en una colonia rica, madrugamos para surtirnos de plantitas, de tierrita, de macetas, pero hoy mi hijo amaneció con el mal de amores y mejor lo dejé dormir, está chamaco, tiene que vivir, conocer…y sufrir.
Yo también ando así, nadie se escapa, hasta el presidente se enoja con su mujer, publicaron que se andaban dejando y que ella ya ni lo acompañaba a los actos oficiales, que en uno de esos viajes ni siquiera le dirigió la palabra. El gobernador también tiene sus problemas, que le salió un hijo perdido ¿y usted cree que la primera dama no se enojó? Y ni modo, la vida sigue, y ella debe tener la sonrisa para los periódicos, inaugurando escuelas, DIF, parques. Nadie se escapa de los problemas. Yo también ando así…hace dos meses mi mujer amaneció con que se iba, que ya estaba cansada y se salió con dos maletas, en una se llevó su ropa y en otra echó sus cosas de belleza, que ahora pone uñas, que ahora pinta el pelo y vende polvos para adelgazar y da clases de Zumba.

Le hice varias preguntas y no me contestó ni una palabra. Hay tres razones por las cuales te vas, le dije: una es porque te crees Olga Breeskin y crees que puedes sola, está bien vete. Otra puede ser porque a lo mejor ya tienes un cabrón y seguro te prometió otra vida, y ni modo, te sientes joven y quieres probar, prueba. Y La tercera puede ser si juntamos esas dos cosas, como te crees muy fregoncita y el cabrón te da alas, sientes que esta vida ya no te va. No me contestó nada, agarró sus dos maletas y se fue en UBER. En eso yo también salí porque ya me iba a trabajar. Ahí vamos casi juntos por la avenida. Vi que el carro donde iba daba vueltas y vueltas y volvía a salir por la avenida, yo no sé si ella se estaba arrepintiendo o el chofer no se sabía la dirección dónde iba ella. Al final la perdí de vista, el coche se fue. Dos meses ya y parece que la dejada va en serio, ya le marqué, le mandé whatsapp y no contesta. Ahora tengo más tiempo para trabajar, para ir a correr al parque, hasta quiero estudiar, yo siempre quise aprender inglés. Íbamos a cumplir 25 años, las bodas de plata en un salón grande lleno de parejas que nos envidiarían y nos preguntarían la receta por durar tantos años, pero no, no hay recetas y solterito de nuevo. Mire ya llegamos a su trabajo, bonita se verá su oficina con tantas plantas y no se case, la mejor receta para durar muchos años es no casarse.

Categorías:Cultura

Tagged as: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.