ezpiral

Hipoglucemia en la escuela, ¿qué hacer en estos casos?

Efecto Ezpiral.-

Para los niños y adolescentes con diabetes tipo 1 en edad escolar, los episodios de hipoglucemia e hiperglucemia son un riesgo latente con el que tienen que enfrentarse todos los días.

El profesor o cuidador debe ser capaz de reconocer signos de hipo/hiperglucemia y aplicar las medidas de urgencia más adecuadas. Debe tener la información por escrito, proporcionada por los padres del niño.

La Fundación para la Diabetes Novo Nordisk comparte valiosos consejos para saber cómo manejar ambas situaciones en la escuela.

En caso de hipoglucemia

La hipoglucemia sucede cuando el nivel de glucosa en sangre es bajo, es decir, por debajo de 65 mg/dl. A veces pueden presentarse síntomas de hipoglucemia con valores de glucosa en sangre por encima de estas cifras.

Síntomas de hipoglucemia:

  • Se puede llegar a la hipoglucemia por:
  • Haber puesto una dosis excesiva de insulina
  • Haber hecho demasiado ejercicio
  • No haber tomado el alimento adecuado a la hora pautada
  • La aparición de vómitos

Inicialmente los síntomas son sensación de hambre, dolor de cabeza, sudoración fría, cambio de carácter, temblores y dolor abdominal; en caso de no ser corregida puede presentar síntomas más graves como dificultad para pensar o hablar, comportamientos extraños, visión borrosa, adormecimiento y mareos.

Si el descenso de glucemia es muy pronunciado, puede llevar a la alteración de la conciencia, convulsiones e incluso caer en coma.

Ante cualquiera de estos síntomas hay que comprobar la existencia de hipoglucemia con la medición de glucemia. La hipoglucemia debe tratarse CON URGENCIA.

En caso de hipoglucemia sin alteración de la conciencia, se debe suministrar, vía oral, de 10 a 15 gr. de hidratos de carbono sencillos (azúcares) y de absorción rápida, como:

  • Glucosa (2 pastillas de Glucosport),
  • Azúcar (2 terrones),
  • 1 cucharada de miel
  • Jugo de frutas o refrescos que no sean “light”
  • 1 vaso de leche descremada

Esperar unos 15 minutos y repetir la medición de glucemia. Si no se ha normalizado hay que volver a dar el mismo tipo de hidratos de carbono. Si ya lo ha superado, para evitar que la hipoglucemia se repita, se deben dar otros 10 gr. de hidrato de carbono de absorción más prolongada como:

  • 20 gr. de pan
  • 3 galletas María
  • 1 vaso de leche entera
  • 2 yogures naturales
  • 1 pieza de fruta

Si el niño presenta una glucemia entre 65 y 75 mg/dl aunque no puede considerarse hipoglucemia, como prevención se le deben dar 5 gr. de hidratos de carbono de absorción más prolongada.

Mientras un niño con diabetes tiene hipoglucemia no debe dejársele solo, ya que puede perder la conciencia. Nunca hay que enviarlo solo a la enfermería.

En caso de hipoglucemia con alteración de la conciencia, NO dar alimentos ni sólidos ni líquidos por boca.

Hay que avisar a los padres de inmediato y administrar una hormona que se llama glucagón (intramuscular o subcutáneo).

La dosis será de:

  • 1/4 de ampolla en los menores de 2 años
  • 1/2 ampolla de los 2 a los 6 años
  • 1 ampolla entera de 6 años en adelante

Los padres deben facilitar los frascos de glucagón a la escuela, donde algún adulto responsable debe saber cómo administrarlo. Es muy sencillo y su administración no entraña ningún riesgo. Cuando el chico recobre la conciencia hay que darle hidratos de carbono por boca. En caso de no darse una buena evolución, llevarlo a un centro médico.

Necesidad de afrontar una situación de hiperglucemia

La hiperglucemia o exceso de azúcar o glucosa en la sangre, puede ocurrir debido a que el niño se haya puesto poca insulina, aumenten las necesidades de ésta por una enfermedad intercurrente (anginas, catarro, fiebre…) o por exceso de comida.

Cuando la glucemia está muy alta, entre 180-200 mg/dl, el niño puede sentirse cansado, ver borroso, con dolor de cabeza, mucha sed y/o necesidad de orinar con frecuencia

En estas situaciones el niño, además de necesitar beber líquidos sin hidratos de carbono, puede necesitar la administración de una dosis extra de insulina. Hay que facilitarle el acceso a los líquidos y a los baños de la escuela siempre que lo necesite.

La bebida más indicada es el agua; el niño no debe beber refrescos, ni colas, ni zumos, ni ningún líquido que contenga azúcar.

Si al hacer las mediciones de glucemia se verifica que el niño está alto de glucosa, hay que ponerse en contacto con los padres y/o con la Unidad de Diabetes cuyos teléfonos deben ser aportados a los profesores y cuidadores con anterioridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .