Educación

Apicultores, agricultores y gobierno deben de para proteger a las abejas

  • “Si no existieran las abejas se produciría 30 por ciento menos de alimentos”, señala especialist

Efecto Ezpiral.

Sin la actividad polinizadora de las abejas la humanidad tendría problemas para obtener muchos alimentos de origen agrícola; además, estos insectos contribuyen a mantener el equilibrio de las poblaciones de plantas silvestres y son generadoras de miel, producto del cual México es exportador; coincidieron investigadores de la UdeG durante una rueda de prensa convocada para analizar la problemática de las abejas en México y Jalisco, con motivo del Día Mundial de las Abejas, que se celebra el 20 de mayo.

Tanto en las montañas como en valles hay una gran variedad de plantas que si no son polinizadas tenderían a desaparecer; por ende, las abejas contribuyen a mantener el equilibrio de las poblaciones silvestres, dijo el académico del Centro de Investigación en Abejas (CIABE), del Centro Universitario del Sur (CUSur), doctor José Octavio Macías Macías.

El doctor Ernesto Guzmán Novoa, del Honey Bee Research Centre University of Guelph,  de Ontario, Canadá y colaborador del CIABE, dijo que se estima que aproximadamente 30 por ciento de alimentos que la gente consume en sociedades occidentales se debe a la polinización de cultivos y plantas silvestres de las abejas nativas y no nativas. “Entonces, son muy importantes. Si no existieran las abejas produciríamos 30 por ciento menos de alimentos”.

Destacó que hay aproximadamente 20 mil especies de abejas en el planeta; muchas, nativas de México, y hay introducidas de Europa, como la abeja productora de miel. “Esa abeja fue introducida por los españoles en México y fue adaptada a las condiciones del país; pero el valor más importante que tienen todas las especies es su servicio de polinización de cultivos y plantas silvestres”, dijo Guzmán Novoa.

La doctora Francisca Contreras Escareño, investigadora del CIABE, resaltó que México cuenta con un inventario de 2 mil especies de abejas. Según un estudio realizado en el Nevado de Colima, allí fueron detectadas 66 especies, dentro de 34 géneros; entre éstos destacaron especies sociales, dijo, y añadió que hay abejas solitarias y abejas sociales; 95 por ciento son del segundo tipo.

El Director del CIABE, doctor José María Tapia González, resaltó que las problemáticas que enfrentan las abejas son múltiples, como la afectación por pesticidas, pérdida de hábitat; ser atacadas por un ácaro, que además de alimentarse de su tejido graso, les transmiten múltiples enfermedades virales, a las cuales se atribuye, en parte, la desaparición de las colmenas.

El investigador del CIABE, doctor José Carlos Tapia Rivera, explicó que las abejas también sufren por deficiencias nutrimentales. Explicó que los cambios de uso de suelo afectan a las poblaciones de abejas, ya que se está modificando el hábitat de los ecosistemas y cada vez hay más cultivos monoflorales, como berries y aguacate. Las abejas necesitan diez aminoácidos esenciales que deben de tener en la dieta, y esto no lo pueden obtener con plantaciones monoflorales.

Guzmán Novoa destacó que en los últimos diez o 12 años, sobre todo en los países del hemisferio Norte, se han perdido alrededor de 30 por ciento de las colonias de abejas melíferas, en promedio cada año.

“Es normal perder alrededor de diez o 15 por ciento cada año, pero no 30 por ciento, y el problema es que ha ocurrido año tras año, en los últimos doce”, informó Guzmán Novoa.

Agregó que las abejas están muriendo, en gran medida, por el uso indiscriminado de plaguicidadas sin control; hace falta control, conciencia y diálogo entre apicultores, agricultores y autoridades para implementar políticas que reduzcan la muerte de abejas sin afectar la productividad de otros cultivos.

Las soluciones implican que el gobierno asuma su responsabilidad y lidere las conversaciones con estos grupos y establezca políticas que preserven la vida de las abejas, además de que permitan el cultivo racional y responsable de productos que requieren el uso de plaguicidas.

En el CIABE se trabaja en la búsqueda de soluciones de la mano de productores agrícolas de la región; se formó un Comité de protección de agentes polinizadores para hacer un inventario de todos los insectos que están llegando a los diferentes cultivos, y saber qué ha pasado con los polinizadores.

Además, se recomendó a las empresas que destinen un área para plantas, con flores disponibles para polinizadores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .