ezpiral

Eva solo quiere sepultar a su hijo

  • Dos años después de que encontraron parte de sus restos, los Ministerios Públicos se niegan a entregarlo.

Juana María Ramírez.-

Eva, como muchas otras madres de la actualidad, perdió a su hijo Miguel Ángel  como víctima de la delincuencia organizada, jamás lo buscó entre esas fosas clandestinas que tanto abundan en nuestro país: lo esperaba vivo. Cuando seis meses después le avisaron que habían localizado solo una parte de él, al horror le siguió el dolor indescriptible de su violenta pérdida; sufrimiento que no para desde hace dos años pues la ineficacia de las autoridades estatales no le ha permitido  recuperarlo para darle cristiana sepultura.

La señora Eva Ochoa quien solo quiere sepultar a su hijo, acompañada David Hernández de Da vida a Tlaquepaque.

El intrincado sistema de justicia no le ha facilitado las cosas pese a que la fosa donde fue encontrado, ya fue cerrada a su investigación: un Ministerio Público la remite a otro, a unas cuantas puertas de distancia, pero que la kafkiana tramitología no la deja recuperarlo, ya han pasado dos años, ella no habla de exigir justicia, ¿para qué? Si en este país, en este estado donde lo que abundan son las fosas clandestinas con innumerables víctimas se cierra el tema con solo adjudicarlo a la intangible delincuencia organizada, como si ya no hubiera nada más que hacer, más que resignarse, algo que Eva no puede alcanzar porque se le niega el derecho a una tumba para llorar por su hijo.

La angustia

 Miguel Ángel Franco, era sordomudo con una lesión cerebral, tenía 22 años y trabajaba en el puesto de tacos de unos vecinos, cuando fue “levantado”, junto con su jefe, otro trabajador y dos comensales. Eva Ochoa, su madre, cuenta que a los pocos días entre la búsqueda frenética de su hijo, escuchó que se había encontrado una fosa clandestina en Santa Anita, algo a lo que no prestó mucha atención debido a que jamás pensó que fuera asesinado “Mi niño era inocente, yo sabía que cuando se llevan a alguien inocente no los matan, los sueltan, esa era mi esperanza”, relata.

Eva Ochoa, acudirá a la CEDH

Luego de seis meses de acudir a hospitales, y todos los lugares donde le decían que lo había visto, finalmente recibió la devastadora noticia de que entre los restos encontrados en la fosa clandestina de Santa Anita, habían encontrado la cabeza y un pedazo del torso de su hijo: eso fue lo único que encontraron y dos años después aun continua pérdida entre los entrames burocráticos del Ministerio Público.

“La realidad es que ella es víctima de la delincuencia cuando “levantan” a su hijo y ahora víctima del gobierno indiferente a estos temas. Si hubiera algún inicio de investigación, sería entendible, pero no hay nada y tampoco se lo entregan, personalmente le hice solicitud al secretario general de Gobierno, de que en un acto de humanidad pudiera finalizar el trámite para que la señora tenga un lugar para llorar, pero no hay respuesta”, señala David Hernández, presidente de la Asolación Da Vida a Tlaquepaque, desde donde la han estado ayudando a realizar los trámites necesarios, pero sin respuesta de las autoridades, a quienes acusa de insensibles y desorganizados.

“Lo veían por todas partes, el pueblo entero se involucró, todos lo esperaban, el lo único que podía decir era mamá, y yo escuchaba en todos lados que me llamaba, todos lo esperábamos vivo”, señala Eva con la voz entrecortada.

Miguel Angel

Miguel Ángel, a quien ella llama su niño, por la inocencia que conservaba fruto de los impedimentos físicos, era un joven noble, que le decía que ya era niño grande porque ya tenía bigote “ya le había encontrado una escuela a la que podía ir, porque ya no quiso ir a la otra, porque era de niños, y decía que el ya no lo era” recuerda Eva, quien hoy solo piensa en darle sepultura, “a lo que queda de mi hijo” un lugar donde llevarle flores, dónde llorar su perdida.

Eva Ochoa presentará este martes una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos una queja al respecto, esperando ser escuchada tras dos años sin respuesta por parte de ninguna autoridad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .