Ezpiral de libros

Púdrete en el Infierno, directo al Index Librorum Prohibitorum

  • En este libro reflexivo del Chef Adrián Herrera nos lleva a un recorrido que lo llevó a la iluminación y la liberación de esa pesada loza que la mayoría de los mexicanos cargan: La religión.

Por Mario Díaz (El Master).-

WhatsApp Image 2018-10-19 at 12.42.17 PM (1)No bien ha salido a luz y está por llegar a diferentes librerías de México y el libro más reciente del afamado Chef Herrera Púdrete en el Infierno estaría considerado para engrosar la infame lista del Index librorum prohibitorum, impreso en Venecia en 1564, en donde se inscriben todas aquellas publicaciones que la santa iglesia católica considera como libros perniciosos para la fe, documentos que tienen que salir de circulación para evitar que las almas puras se contaminen con ideas que afectan a la moral cristiana.

Bajo el sello editorial Norte Oscuro propiedad del propio autor, Adrián Herrera expone al lector casi 450 páginas que el mismo considera llenas de apostasía, ateísmo, pecado escrito, blasfemia, llanto y crujir de dientes y condenación eterna garantizada.

Pero no se trata de invocaciones al príncipe de la maldad, sino que nos presenta un viaje que inicia en su adolescencia y ese despertar por sacudirse de su conciencia, mente y alma cualquier síntoma de fe religiosa.

Al respecto señala: “Hay de todo; rencor, odio, rabia, paciencia, contemplación, temor, desolación, espiritualidad, denuncia, oscuridad, esperanza y un nivel de emputecimiento notable”.

Es por esa sinceridad cínica y divertida que Púdrete en el Infierno se ganó su espacio junto a obras de autores como Descartes, Montesquieu, Copérnico, por supuesto que justo al lado de Martín Lutero, Víctor Hugo, Giordano Bruno, Madame Bovary, junto al lado de Flaubert; Papá Goriot, de Balzac. Y ya en el siglo XX, Toda la obra de André Gida y Sartre.

FRAGMENTO

(Cortesía de Adrián Herrera)

CARTA A MIS HIJOS

WhatsApp Image 2018-10-19 at 12.42.17 PMDigamos que un día cruzo la calle y me atropella un camión. Me carga la chingada: estoy muerto. Mis hijos crecen y un día preguntan: “¿En qué creía Papá?” Supongo entonces que es necesario dejar alguna especie de guía moral o folleto técnico que auxilie a estas criaturas en su penoso viaje por la vida. Así desarrollé esta serie de sugerencias que espero las sigan no solo ellos, sino ¡usted! Enhorabuena. Nos vemos en el infierno.

1- No te hinques ni postres nunca frente a nadie ni nada. Tampoco permitas que alguien se postre frente a tí, sin importar qué tan conveniente, gratificante o redituable pueda ser.

2- ¿Existe Dios? No importa. Todas las culturas del mundo y de todos los tiempos lo han concebido de todas formas, maneras, colores y con los atributos mas extraños que te puedas imaginar; siempre depende de la circunstancia. Es un concepto que evoluciona y se adapta conforme la sociedad avanza. No te preocupes por él, es una proyección arquetípica de ti mismo.

3- Si hay un monstruo contra el cual luchar constantemente, es la estupidez y su hermana inseparable, la pereza. Es una fórmula ominosa, detestable y degenerativa, oponente formidable, ten cuidado.

4- El fanatismo es una enfermedad. Es una fijación obsesiva y de un solo sentido hacia cualquier cosa; puede ser un deporte, creencia en cosas que no existen, valores morales imaginados o sentimiento de pertenencia a un credo político, el veganismo o una empresa. Toma las cosas más a la ligera: cuando te sugieran que te pongas la camiseta, úsala para limpiarte el trasero.

5- Inclínate hacia la satisfacción ordenada de las pasiones corporales; la fantasía del espíritu y la consecuente mortificación del cuerpo para aumentar su valor corresponde a una creencia estoica muy antigua que dejó de funcionar hace mucho tiempo y que ha hecho profundamente infelices a quienes todavía la practican.

6- Sexo. Mientras no te dañes a ti mismo o a tu pareja, no existe práctica alguna que sea detrimental o equivocada. Que nadie te impida experimentar descubrir compartir tu sexualidad.

7- ¿Hay vida después de la muerte? Quien sabe. No te apresures ni angusties: morirás. Entonces obtendrás la respuesta. Mientras, vive con probidad y mesura. Y no hagas caso de pendejos que intenten venderte bienes raíces en sitios metafísicos a cambio de limosnas o sumisión a algún credo. No te dejes conmover por sus sermones.

8- Acuérdate de pensar mucho y hacer poco: así tus acciones serán intensas y, probablemente, relevantes. Y si estás por decir una pendejada, ¡cállate! Aún así, las vas a decir. Intenta no hacerlo frecuentemente.

9- Estudia, lee, pasa tiempo sólo y sal al bosque, la montaña y el desierto a caminar. Guarda silencio, observa, escucha, siente y luego piensa.

10- No te juntes con pendejos; es por todos bien sabido que si lo haces, a la larga te vuelves uno de ellos. Precaución ahí. Por último te digo que creer en tonterías te hará un ser profundamente infeliz y te sumirá en un abismo de ignorancia cuya única salida será, a la larga, el suicidio. Libérate. Aún estás a tiempo. Que tengas una buena vida.

Atte; Papá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .